¿Qué es una Catarata?

Normalmente el ojo humano posee un sistema óptico compuesto por estructuras transparentes que permiten ver con nitidez los objetos que nos rodean. Una de esas estructuras es el “Cristalino” que podría compararse a una “lenteja” transparente ubicada detrás de nuestras pupilas.  Con la edad este Cristalino se puede opacificar y constituir así lo que llamamos Catarata.

 

La evolución de una Catarata es impredecible.  Según las investigaciones realizadas en EEUU y Europa puede deducirse que, si viviéramos lo suficiente, todos desarrollaríamos cataratas. Es la principal causa de ceguera en el mundo.
Además del envejecimiento, existen otros factores que contribuyen a la formación de Cataratas, como los traumatismos oculares, la diabetes, algunas enfermedades congénitas, la exposición a los rayos ultravioletas del sol,  cirugías oculares  y ciertos medicamentos.

Tipos de Catarata

Existen distintos tipos y clasificaciones de Cataratas, pero para una comprensión mas simple podemos dividirlas en: Nuclear, Cortical y Subcapsular Posterior. Cada tipo tiene su localización anatómica y características propias.

Catarata Nuclear: consiste en la opacificación central del cristalino con cambios en su coloración, dando un aspecto opalescente o brunescente según el grado de evolución de la misma. Con la edad, los cambios químicos de las proteínas del cristalino y la alteración de sus fibras, endurecen el Cristalino (esclerosis nuclear), reducen su transparencia y cambian su coloración (de amarillento a marrón) y también su índice de refracción (el ojo se “miopiza” por lo que estos pacientes ven mejor de cerca que de lejos).
Este tipo de Catarata tiende a progresar lentamente y afecta más la visión a distancia que la de cerca.

 

Catarata Cortical: es causada por cambios en la hidratación y la composición iónica de las fibras de la corteza del Cristalino. La opacidad cortical puede ser central o periférica y la queja más común de estos pacientes es el deslumbramiento. Su avance puede llegar a tornarla en una catarata blanca total y opaca.

 

 

 

Catarata Subcapsular Posterior: este tipo de catarata está asociado a la migración de células epiteliales del cristalino hacia su Cápsula Posterior. Esta migración de células dificultará más la visión cuanto más central sea su ubicación en la Cápsula. Los pacientes jóvenes son más propensos a padecer este tipo de catarata que la nuclear o cortical.
Los síntomas más comunes son: deslumbramiento, dificultad visual -especialmente en ambientes muy iluminados-  y alteración visual para cerca.

 

¿Cuales son los síntomas?

Las personas afectadas comenzarán a ver más borroso, verán los colores más apagados ó amarillentos, y las luces (como la procedente del sol, lámparas, faros de los coches, etc) pueden causar halos y más deslumbramiento del habitual. También cambiarán sus anteojos con mayor frecuencia.

¿Se puede llegar a la ceguera por Catarata?

Es posible que una catarata avanzada ocasione un cuadro de “ceguera transitoria” hasta que se efectúe la cirugía. A pesar de la existencia de la solución quirúrgica, no todas las comunidades están en condiciones de implementarlo. Las proyecciones indican que para el año 2025 se podría llegar a 40 millones de personas ciegas por cataratas en todo el mundo.

¿Cuando se opera?

La decisión la toma el paciente cuando ya se siente imposibilitado de realizar algunas tareas que considera importante para su vida. Esperar a que “madure” es un concepto obsoleto que no es aceptable en la actualidad.

Etapas de la Técnica Quirúrgica

 Entrada al Interior del Ojo: se realiza a través de una incisión de 2,5 o 3 mm. y con una arquitectura de tipo Valvular ó Autosellante que permite su cierre utilizando solamente la presión interna del ojo, sin necesidad de suturas.

Apertura de la Cápsula de la Catarata: la "membrana externa" que envuelve a la Catarata (Cápsula del Cristalino), es abierta cuidadosamente por su cara anterior en forma circular. A través de esta abertura y dentro de esa  "bolsa capsular", se realizará la fragmentación y aspiración o "FACOEMULSIFICACION"  de la Catarata.

Facoemulsificación: se realiza con una sonda ultrasónica equipada con una aguja hueca de titanio de 0.9 mm de diámetro, la cual vibra longitudinalmente de atrás para adelante entre 30.000 a 60.000 veces por segundo (30 a 60 KiloHertz), actuando así como un cincel o escoplo sobre la Catarata fragmentándola en partículas (Facoemulsificación) que son aspiradas al mismo tiempo a través del conducto de la sonda de ultrasonido.

 

 

 Colocación de la Lente Intraocular: Luego de la Facoemulsificación, se limpia bien el saco capsular, para introducir dentro de este una Lente Intraocular de tipo Plegable que compensará la graduación del Cristalino opaco operado. Finalizamos la cirugía sin necesidad de suturas.

  

¿Qué riesgos tiene esta técnica?

Como en cualquier técnica quirúrgica siempre existen riesgos, pero estos son mínimos. La facoemulsificación es una de las técnicas quirúrgicas más seguras y precisas que existen hoy en día. Si bien los cuadros inflamatorios o infecciosos postoperatorios los prevenimos con colirios apropiados, algunos ojos pueden estar más predispuestos a reaccionar con mayor intensidad. En estos casos, se implementará una terapia más estricta.

¿Después de la operación se deberá usar lentes?

La calidad de vida de los pacientes operados de cataratas con este procedimiento, mejora en forma extraordinaria y la mayoría de los pacientes quedan con una visión satisfactoria para media o larga distancia. Según la Lente Intraocular (más info) elegida, necesitará o no lentes para ver cerca, media o lejos. Es posible que mínimas graduaciones remanentes haga necesario un anteojo complementario.