¿Qué es la Retina y la Mácula?

La Retina es una delicada capa interna del fondo del ojo compuesta por fibras nerviosas y vasos sanguíneos que la nutren. La Retina funciona como la película de una cámara fotográfica. Los objetos que observamos son proyectados sobre ella, y convertidos en impulsos eléctricos que luego -a través del Nervio Óptico- son llevados hasta la corteza occipital del cerebro, donde son percibidos e interpretados.
La Mácula es la parte central de la Retina, que además cuenta con otras capas situadas posteriormente: Epitelio Pigmentario, Membrana de Bruch y Coroides.
La Macula es la zona más sensible de la Retina, y la que nos permite leer, discriminar los colores y realizar tareas visuales de precisión.

 

¿Qué es la Degenración Macular asociada con la edad?

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es una afección de la Macula, provocada por la alteración del Epitelio Pigmentario. Esto sucede con más frecuencia en las personas mayores de 50 años, y ocasiona una pérdida de la visión central, sin comprometer la visión periférica. Es la causa más frecuente de "ceguera legal" en las personas mayores de 50 años en los Estados Unidos.

¿Cómo se produce?

La DMAE comienza con la aparición de pequeños nódulos amarillentos - llamados "drusen" - que se forman por debajo del Epitelio Pigmentario de la Retina Macular. Con el tiempo este Epitelio Pigmentario continúa sufriendo cambios degenerativos y funcionales que provocan la muerte de los fotorreceptores de la Retina (conos y bastones), que son las células especializadas para recibir los estímulos visuales. Las lesiones descriptas hasta acá, constituyen la denominada forma "seca" la DMAE, que es la más frecuente (90%) y la menos severa. Pero, si además de las alteraciones mencionadas, se inicia el desarrollo de vasos sanguíneos anormales (neovasos), entonces estamos frente a la forma "húmeda" de la DMAE. En esta forma, los neovasos -que provienen de la coroides- avanzan por debajo de la retina macular provocando una lesión hemorrágica que en sus estadios finales termina en una lesión cicatrizal irreversible. La forma húmeda es mas grave y la perdida visual suele ser brusca y severa.

¿Cuáles son los síntomas?

Habitualmente los síntomas son más evidentes en la visión cercana como la lectura, donde podrá observarse:

  • Distorsión de las líneas rectas (aparecen ondeadas), más notable en la zona central.
  • Visión borrosa o con una mancha en el centro de la lectura.
  • Cambios en la percepción de los colores.

¿Cómo se diagnostica?

Muchos pacientes se dan cuenta que tienen un problema en su visión central, cuando están en estadios muy avanzados. El diagnostico precoz generalmente lo realiza el Oftalmólogo durante un control de rutina, que luego confirmará con algunos exámenes específicos como:

  • Test de Amsler: consiste en observar una tarjeta de fondo negro con un cuadriculado blanco, que sirve para evaluar la extensión y la evolución de la alteración visual central.
  • Test de Visión Cromática: es una prueba basada en la discriminacion de colores con diferente tonalidad, y está destinada a detectar las alteraciones tempranas de la macula.
  • Angiografía de Retina: es un examen que se realiza inyectando en una vena del brazo, una sustancia de contraste (fluoresceína), mientras se va fotografiando la retina y las capas que están detrás de ella. Este examen permite evidenciar con precisión las alteraciones de la retina y sus capas posteriores, como así también los trastornos vasculares de región macular.

¿Qué factores pueden favorecer la aparición de la Degeneración Macular?

Hay factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad, entre ellos están:

  • Herencia: hay estudios que comprobaron que los parientes en primer grado de pacientes con DMAE, tienen 3 veces más el riesgo de desarrollar esta patología.
  • Cataratas: existen estudios que comprueban una estrecha relación entre Catarata y DMAE.
  • Hipertensión: se ha comprobado que pacientes hipertensos, con DMAE Seca asociados a niveles altos de colesterol y bajos niveles de carotenoide en suero tienen mayor riesgo de desarrollar una DMAE Húmeda.
  • Exposición a los Rayos Ultravioleta del sol
  • Ojos con poco pigmento (ojos claros)
  • Cigarrillo: esta comprobado que los fumadores tienen mayor riesgo de sufrir la DMAE También se ha comprobado que la deficiencia de algunas vitaminas y minerales favorecerían la aparición de esta enfermedad.

¿Cuántas personas sufren esta enfermedad?

Aproximadamente unos 500.000 nuevos casos de DMAE Húmeda son diagnosticados en el mundo, y solo en Estados Unidos hay 200.000 nuevos casos por año. Se estima que 6 millones de americanos padecen DMAE. En el mundo existirían 25 - 30 millones de afectados y se espera que esta cifra se triplique en los próximos 25 años.

¿Esta enfermedad lleva a la ceguera?

La Degeneración Macular Asociada a la Edad no lleva a la ceguera, pues solo ataca la retina central, el resto de la retina periférica no es afectada. El término de "Ceguera Legal" usado en Estados Unidos, se refiere al déficit visual que impide realizar tareas como la lectura o conducir un vehículo, y que en consecuencia inhabilita a una persona para llevar a cabo determinados trabajos. La perdida de visión en la forma seca, habitualmente es gradual, comenzando con espacios vacíos en el campo visual central, que con el tiempo se va formando una verdadera mancha central, pero en general no es tan severa como la forma húmeda.

¿Cuál es el tratamiento?

Para la DMAE Seca, actualmente no hay tratamiento, pero existen ayudas ópticas y centros especializados en visión subnormal, que son un valioso apoyo para estos pacientes. Las formas húmedas, se tratan con inyecciones intraoculares de sustancias llamadas “antiangiogénicos”. Esta droga bloquea una sustancia conocida como factor de crecimiento vasculo-endotelial, impidiendo así la progresión de los vasos sanguíneos anormales que dañan la mácula. Si bien este tratamiento es la mejor alternativa para las formas húmedas, no todos los casos de responden satisfactoriamente. El medico oftalmólogo deberá evaluar cada caso y decidir si el paciente es un buen candidato.

 

¿Se puede prevenir?

No se cuenta con un método de prevención efectivo, pero algunas medidas pueden ayudar:

  • Exámenes oftalmológicos periódicos: el diagnóstico precoz, antes de tener síntomas tiene mas chances de prevenir la perdida visual.
  • Protegerse de los rayos ultravioletas (UVA y UVB) usando lentes para sol con filtros que bloqueen el 99-100% de los rayos UV.
  • No fumar: Los fumadores tienen mas riesgo de ser afectados.
  • Controlar la hipertensión arterial.
  • Dieta rica en frutas y vegetales. Algunos estudios han comprobado que los vegetales de hojas verdes oscuras como la espinaca, es beneficioso para evitar la DMAE
  • Las vitaminas (A, E y C), minerales (zinc) y los antioxidantes protegerían a la retina de esta afección.